Un niño que tiene un violín jamás tomará un arma: Elisa Carrillo

México. – A la bailarina mexicana Elisa Carrillo le trae gratos recuerdos caminar por los pasillos de la Compañía Nacional de Danza y entrar a sus salones, ya que es el lugar donde forjó su carrera.

“En estos salones fue donde empecé a tener ese deseo de lograr ser una bailarina y formar parte de una compañía importante, tanto aquí como en las funciones de Bellas Artes de «El cascanueces» y «El lago de los cisnes», en Chapultepec; son zonas donde siempre que llego tengo muy lindos recuerdos”, expresó.

La prima ballerina del Staatsballett Berlin es la codirectora de la Compañía Nacional de Danza y se emociona al recordar a los maestros y compañeros bailarines, porque es como estar en casa. Acerca de esa responsabilidad, señaló que su caso no es el único en el mundo de la danza, ya que se trata de una labor artística. “Estamos hablando de arte, de danza, y la parte que puedo apoyar en la compañía la puedo hacer desde donde estoy”, explicó.

La bailarina armó que siempre ha tenido la intención de aportar algo a la compañía y a la danza de México, y esta oportunidad es un gran reto. Asimismo, destacó que hay mucho talento en la agrupación: bailarines que quieren aprovechar y conocer a diferentes coreógrafos, y eso es lo que pretende hacer: “Que los bailarines puedan vivir también cosas que yo vivo como bailarina día a día y de esta manera se puedan enriquecer”.

Elisa Carrillo dijo que busca ser ese puente que una a México con otra parte del ballet internacional. Destacó que a lo largo de su carrera tuvo el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), para poder irse al extranjero. La mexicana, quien se ha alzado con el mayor galardón que un bailarín pueda recibir, el Benois de la Dance, compartirá escenario con sus amigos de otros ballets internacionales en una presentación en el Auditorio Nacional, el próximo 2 de julio.

“La danza puede llegar a cualquier espacio. Yo estoy dispuesta a bailar en un escenario al aire libre; hemos ido a lugares humildes, pero también he estado en lugares fantásticos como el Palacio de Bellas Artes, en escenarios en Singapur, en Rusia, en muchos teatros. Cada lugar es especial y yo no quería dejar de pisar uno de los escenarios más importantes de mi país”, sostuvo.

De igual forma, Elisa Carrillo está enfocada en demostrar que el arte y la cultura cambian vidas.

“Sé que hay mucha gente que ahora escuchó del premio empieza a saber de mi carrera y eso implica mucha responsabilidad: trabajar duro, poner el nombre de tu país en alto, ser un buen ejemplo para las nuevas generaciones”, dijo.

La bailarina busca ser un buen ejemplo para que los niños puedan motivarse y que la carrera que elijan la lleven a cabo de la mejor manera.

“Creo que un niño que tiene un violín, un pincel, nunca va agarrar un arma; que esta historia les ayude a darse cuenta que los sueños se vuelven realidad, que uno tiene que trabajar y tiene que ser perseverante, pero que también ayude a las personas a ver qué fuerza tienen las artes”, concluyó.

Con información de El Universal.

Noticias relacionadas

Incrementa gasto para repatriar migrantes

sábado 15 de junio de 2019

Accesibilidad