Cerrar (X)

VIDEO: Selección mexicana cae 2-0 ante Dinamarca

Ciudad de México.- Qué semanita le espera al equipo mexicano. Con líos internos, con jugadores enojados y con derrota a cuestas.

Se perdió, 2-0 ante Dinamarca, y aunque los marcadores en amistosos no quiere decir que el futuro será terrible, sí pesa en el ánimo de un equipo golpeado en muchos sentidos y que tenía en la cancha de juego la oportunidad de sacar la frustración.

Ahora sí, que el señor Imanol Ibarrondo se ponga a trabajar. Primero en tratar de unir al grupo, después a levantar la confianza de los elegidos. Y enseguida deberá de entrar Juan Carlos Osorio.

El colombiano deberá hacer que funcione lo que tanto pregona. No fue superado de principio a fin por Dinamarca, no… pero sigue adoleciendo de lo que tanto había presumido, había superado: Contundencia y débil marca en las laterales.

Los daneses no son la gran cosa. Aprovecharon su localía para empujar al equipo mexicano atrás, pero al final los errores individuales le dieron la victoria. Jesús Gallardo falló en dos ocasiones, las únicas que falló en el juego, y ahí todo se derrumbó.

No hubo poder de reacción. No hubo unión. No hubo respuesta.

Se acabaron los ensayos. En exactamente en siete días Alemania será el rival, una Alemania que no será Dinamarca, por lo que México debe dejar de ser lo que mostró hasta ahora.

LOCALÍA

Ser visita cuesta. No es lo mismo jugar un “molero” en Estados Unidos que como visitante en Europa. Duro inicio para el equipo mexicano: No recupera la pelota y espera muy atrás, lo suficiente para que Dinamarca genere y abra espacios.

Héctor Moreno se equivoca y Salcedo le recompone la jugada en la cara de Memo Ochoa. No hay mejora. Moreno vuelve a fallar, Hugo Ayala salva a medias, Ochoa debe de intervenir parado sobre su línea de gol.

Se busca una solución, alguien que ponga orden. Con todo y lo vivido en la semana, ese alguien es Héctor Herrera.

Colocado en la contención no se ve cómodo, pero eso no le impide hacerla de líder. Pide que los atacantes bajen a ayudar. Le pide calma a  Moreno cuando Juan Carlos Osorio lo reconviene por las dos pérdidas de pelota y le pide a Memo Ochoa que salga con él, que le dé el balón.

México pasa el vendaval, por ahí de los quince minutos, y se pone a y trabajar. Herrera reparte el balón, todo el juego se carga a la izquierda, el sector de Jesús Manuel Corona, lo que deja descubierto el derecho. Por ahí, la primera vez, entra Giovani Dos Santos, pero no le llega bien el pase; por ahí, la segunda ocasión, entra Carlos Salcedo, pero su centro no es bueno.

Al fin México comienza a a jugar como quería, pero los errores atrás son constantes, Ayala se la pasa mal a Jonathan Dos Santos, quedan desprotegidos, William Kvist se pone frente a Ochoa, intenta bombarle la pelota pero los reflejos del ex americanista lo impiden.

La cancha se inclina a favor de los verdes. Los daneses se dan cuenta que a quien hay que marcar es al “Tecatito” que como lata rueda en el césped con las faltas consecutivas. Osorio se da cuenta del abuso y protesta abiertamente, “Chicharito” se une a la causa.

Al final todo queda igual. Oribe Peralta y Herrera prueban de lejos a Kasper Schemeichel. Hay que corregir, hay que probar. Por eso entra Rafa Márquez,  Edson Álvarez y Marco Fabián. Esto provoca que Salcedo juegue en la central, Edson en la lateral y Gio recorra al ataque.

Se hacen los seis cambos y se ve en la cancha un cuadro que muy bien puede ser el que abra ante Alemania: Ochoa en la portería; Alvarez y Gallardo en las laterales; Layún y Guardado como volantes y en a delantera: Hirving Lozano, Javier Hernández y Coronita.

Lo que faltaría es que Herrera tomara la contención en lugar de Márquez.

La segunda parte transcurre entre intentos y desencuentros.México no se alcanza a acomodar,pero incomoda demasiado a los daneses, que aprovechan la fragilidad en la banda de Álvarez para llegar en par de ocasiones, par que son bien defendidas por Ochoa.

Pero lo que no puede defender Paco Memo es una falla deFabián. Corta el balón a medias y descoloca a Márquez; Yurary Poulsen se va hasta el área, Gallardo le concede el perfil y saca un balazo que se mete al ángulo superior derecho.

El gol acabó con el equipo mexicano. Enseguida vino un saque de banda, Gallardo se durmió ante la rapidez de Christian Eriksen quien entró al área y venció a Ochoa por debajo de las puertas.

No hubo poder de reacción No hubo respuesta. Hernández se encontró una pelota que mandó el poste en su clásica búsqueda desaforada por el todo que a veces le da resultados…  Ahora no.

Hay gente que no alcanza a justificar porque se viste de verde. Giovani volvió a desaparecer, Oribe deja todo a la lucha y Gallardo no es un lateral de confianza.
Derrota que duele y que deja mucho en qué pensar… Lo primero… ¡vaya semanita que se viene!

 

Con información de: El Universal

Noticias relacionadas

Accesibilidad