SAT

Alista SAT estrategias contra facturación falsa

México. – El Servicio de Administración Tributaria (SAT) reconoce el problema de la facturación falsa, por lo cual delinea las estrategias a seguir para combatir este ilícito.

Los últimos datos de la autoridad fiscal señalan que del 2014 a la fecha, los contribuyentes han utilizado comprobantes fiscales apócrifos para facturar un monto de 2.04 billones de pesos. Anteriormente, el SAT le explicó a este medio que los más de 2 billones de pesos son resultado de las facturas que se emitieron, mas no la recaudación que no se ha obtenido por este tipo de evasión fiscal.

Refirió que para saber cuánto representa de la recaudación se debe hacer un cálculo por separado de los casos, en donde intervienen muchos factores. Por ello, la evasión fiscal sería menor al dato de los 2 billones.

Ante la problemática, Margarita Ríos-Farjat, jefa del órgano recaudador, aseguró que la nueva administración del SAT ya trabaja en estrategias para combatir el delito, el cual reconoció afecta no sólo en lo fiscal, sino también en lo social, político y económico.

Agregó que una de las acciones que tomará el SAT será “facilitarle la vida a los contribuyentes”, a través de la implementación tecnológica para que así no sea un dolor de cabeza cumplir con el pago de sus impuestos.

Refirió que con ello, también esperan atraer a más actores que trabajan dentro de la informalidad al modelo formal, lo cual ayudará a la recaudación tributaria y que el esquema fiscal sea más justo y equitativo.

Asimismo, destacó que buscan la manera de alinear los incentivos fiscales que existen actualmente, y eliminar aquellos que se han vuelto “perversos” para lograr que todos los contribuyentes paguen lo justo y sean cumplidos con sus obligaciones fiscales. Lo anterior, explicó, se refiere a que existen algunos incentivos en la ley que son buenas ideas pero se vuelven malos y los contribuyentes abusan de esto para evadir el pago de sus impuestos.

Entre el 2014 y el 2017, el monto de saldos a favor del IVA que fueron utilizados para pagar otros impuestos pasó de 131,400 millones de pesos a 260,500 millones, lo que representó un crecimiento, en términos reales, de 76 por ciento.

“Esta medida era algo bueno, eficiente para la economía y la administración, pero se convirtió en una cosa de espanto con el crecimiento de facturas apócrifas. Ése es un efecto de política pública que era buena idea, pero que no se previó de qué manera evitar ese efecto perverso”, abundó la jefa del SAT.

Ríos-Farjat refirió que el presidente Andrés Manuel López Obrador le encomendó la tarea de lograr que “paguen impuestos los que no pagan”, ya que no es justo que el país se mantenga a costa de los contribuyentes cumplidos.

Con información de El Economista.

Noticias relacionadas

Accesibilidad