Las excepciones en el uso y comercialización de bolsas de plástico

CIUDAD DE MÉXICO.- El año nuevo llegó con la entrada en vigor de la nueva Ley de Residuos Sólidos que prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico; la única excepción que determina es que las bolsas sean comportables.

 

De acuerdo al reglamento de la ley, publicado el 2 de enero, y que aún se está detallando, se excluyen las bolsas de plástico necesarias por razones de higiene o que prevengan el desperdicio de alimentos.

También están exentas las bolsas que están en contacto directo con alimentos, así como las que se utilizan para recoger el excremento de los perros.

Sin embargo, para quienes se dedican a elaborar las bolsas plásticas, la aplicación de la ley ha generado más dudas que certezas.

Incluso, en su opinión, las alternativas que se proponen para sustituir las bolsas plásticas como el papel, son más contaminantes.

José del Cueto, presidente de la sección de fabricantes de bolsas de la asociación nacional de industrias del plástico, dijo: “En la Anipac hemos hecho un estudio de análisis de ciclo de vida donde comparamos siete diferentes tipos de bolsa y los impactos al medio ambiente, y la bolsa que menos impactos tiene al medio ambiente es la bolsa de polietileno y contra esa se comparan las demás y hay bolsas que necesitan ser usadas, como una bolsa de algodón, tiene que usarse cerca de cuatro mil veces para que tenga el mismo impacto al medio ambiente que una bolsa de polietileno”.

La pretensión de los industriales del ramo es lograr todavía un acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, para que les permitan elaborar bolsas reutilizables con material reciclable.

Ello debido a que elaborar bolsas compostables resulta mucho más costoso, además, tampoco existe hoy en día una certificación que permita verificar si las bolsas son compostables o no, lo que ya está ocasionando que se oferten bolsas compostables sin que lo sean.

Por lo pronto, ya hay empresarios que están considerado ampararse en los próximos días para evitar las prohibiciones de la ley.

Y es que la aplicación de la legislación ha afectado considerablemente a los empresarios del ramo. Según la Cámara de Comercio de la Ciudad de México, 50 mil empleos se perderán y cuatro mil empresas resultarán afectadas.

Mientras tanto, hay quienes ya diseñaron alternativas para comenzar a cambiar el hábito de utilizar las bolsas plásticas. Se trata de regresar al pasado, cuando el plástico no estaba en nuestras vidas.

En entrevista con Paola Rojas, la directora de impacto y regulación ambiental de la Sedema de la CDMX, Andrée Lilian Guigue Pérez, habló sobre las excepciones en el uso y comercialización de las bolsas de plástico.

«La excepción que marca la ley es que el producto sea compostable, y por razones de higiene y no cuidar cuando sea un alimento fresco por ejemplo y tenga un consumo directo, un consumo directo».

Asimismo, señaló las excepciones médicas.

«Está contemplado en la ley porque la propia normatividad en materia de salud nos exige que en materia, sobre todo lo que tiene que ver con salubridad, queda exento (…) Incluso en los propios residuos de los hospitales que son infecciosos, tienen que controlarse mediante bolsas de plástico adecuadas».

La funcionaria se refirió a las bolsas que son compostables y las que no.

«El reglamento que se publicó recientemente, el 2 de enero, es muy específico en señalar que solamente se pueden usar bolsas compostables cuando tengamos un plan de manejo para ello, lo que quiere decir que el productor va a tener que asegurar que su producción de compostables llegue a un destino adecuado, a un manejo adecuado, para que se vuelva composta (…) porque si la bolsa se queda en la calle o en un ambiente no controlado, pues es plástico también y hace daño».

Indicó que con el plan de manejo el productor debe asegurar los mecanismos adecuados para que las bolsas lleguen a una planta de composta y se convierta en ello.

Agregó que habrá sanciones para quienes ofrezcan bolsas compostables, cuando no lo son.

«Lo que hicieron fue ponerle un letrero de ‘compostable’ y por lo tanto es que nosotros necesitamos certificar cuáles van a ser bolsas compostables porque el consumidor no va a poder, en muchos casos, ver la diferencia entre una y otra (…) se siente diferente».

 

Con información de «Al aire con Paola»

Noticias relacionadas

Se celebran los Premios SAG 2020

domingo 19 de enero de 2020

Accesibilidad