Filas históricas en el Tamayo para apreciar la muestra de Yayoi Kusama

México, DF.-«¡Ya van a abrir… Aguzados… Ya van a abrir!», exclamó uno de los cuatro jóvenes que se acompañaban mutuamente. Eran las 9:00 de la mañana de ayer sábado 17, y la pandilla de aquellos 4 se esfumó entre una multitud, que a pesar de escuchar las indicaciones de los guardias para aligerar el ingreso al Museo Rufino Tamayo, lo hicieron en estampida y a manera de gran premio.

De acuerdo con el sitio web El Heraldo de Chihuahua, Yayoi Kusama, artista japonesa nacida en Nagato, en 1929, y con una carrera que ha caminado por las Artes y las Letras de manera imparable desde 1950; es la culpable de que «Obsesión infinita», una Muestra de poco más de 100 obras; mantenga justamente «obsesionados», hasta el momento, a más de 350 mil visitantes, que desde hace 4 meses, hasta hace unos minutos, continúan llegando a las salas, con el propósito de que no se cumpla la disposición de clausurarla hoy domingo 18 a las 21:00 horas. ¿Se logrará? ¡Por lo pronto ya se registraron 10 mil asistentes más!

Como las fuentes informativas nos dedicamos solamente a preguntar; las amables personas que dan luz a nuestras dudas, nos permitieron, como se dice, «atar cabos». La primera conclusión es que las obras son «impresionantes. Bellas. Raras. Diferentes a las que se han visualizado en otras oportunidades». A la gente les gustó la forma de montarlas, la utilización de foquitos indirectos o luces directas, que iluminan obras de arte conceptual, a base de millones de puntitos que van conformando una especie de mundos moleculares que por sus complicada elaboración y esmero, parecen haber sido desarrollados en un centenar de años de entrega artística, cultural, física y espiritual. Algo quizá que nos recuerda a aquella vanguardia de artistas neoyorUIinos como Andy Warhol, por cierto muy buen amigo de la artista; junto con Donald Judd.

Un visitante de más de 70 años, Arturo Pineda Castro, recuerda que dentro de ese mismo Museo, (que ya ha sumado grandes aciertos); entre 1982 y 1983, se suscitó otra locura social, con las obras de Pablo Picasso. «Los Picassos de Picasso». Por lo cual, las autoridades agrandaron el tiempo de exposición, hasta completar un año. Dijo que de acuerdo a lo informado, Argentina y Brasil, contó con dos millones de visitantes con esta misma exposición de Yayoi Kusama. Y lo de ahora tiene una connotación especial, puesto que con esto, la política nacional de cultura está reforzando los valores sociales de los mexicanos a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, encabezado por Rafael Tovar y de Teresa.

La señora que acompañaba a don Arturo, doña Lilia, lo secundó en voz baja: «Creo que la artista, se ha mantenido en tratamiento en su país, y, por decisión propia, en un centro de salud mental. Y al parecer este talento tan especial que demuestra, es el resultado de una apreciación psicológica diferente, que finalmente, según lo estamos apreciando, ha resultado muy a su favor, pues a todos nos agrada mucho su obra», conceptuó.

* Maratón Tamayo

Por otra parte, fuentes integradas al Museo Tamayo Arte Contemporáneo, informaron que a partir de las 9:00 horas del sábado 17 y hasta las 21:00 horas de hoy domingo 18 de enero, se realizará el Maratón Tamayo, para atender la inusual demanda de público que ha despertado esta exposición de la artista japonesa. El Museo Tamayo, dirigido por Carmen Cuenca, realizará el Maratón Tamayo, reiterando que este es el último fin de semana que permanece la exposición en México, a la cual más de 300 mil personas han acudido para apreciar las 100 obras creadas por Kusama entre 1950 y 2013, que incluye pinturas, trabajos en papel, esculturas, videos, slide shows e instalaciones.

Además, Obsesión infinita exhibe los infinitive nets, prosecución de puntos en los que aborda la artista japonesa su concepción de tiempo y espacio, representación que ha cautivado a los asistentes, tanto jóvenes como adultos mayores. La entrada al Museo Tamayo, se desarrolló con intervalos de media hora en grupos de 130 personas y sobre todo el público tuvo que llegar muy temprano, ya que algunos visitantes comenzaron a reunirse desde 5 horas antes para alcanzar ficha.

* Polémicas entre los propios visitantes

Entre los propios visitantes de edades adultas, muy adultas y medianas, se suscitaron algunas polémicas: Carmen de 80 años: «Bueno, están muy bien hechos. Pero un poco raritos. Me hubiera gustado encontrar más figuras». Julio, el nieto de Carmen: «No. Mi abuela no sabe nada de esto. Están fantásticas. Yo vine especialmente a estudiar la técnica de esta autora, para ver si la puedo aplicar a un asunto que me encargaron para la televisión. Yo veo la obra muy evolucionada. La verdad es que mi ‘abue’ está chafeando. A ella le gustan los pueblitos con burritos y gallinas, y pues no. Doña Yayoi Kusama, no le hace a eso», aseveró Julio, sellando su apreciación con una infaltable sonrisa.

Elvira Santoyo Lozano, llegó corriendo con tres hijos pequeños. Pues ya pagué por internet. «Quiero ver por mi propia cuenta, si la artista Yayoi Kusama, que explican que también es escritora, es verdad que rebasa lo sicodélico. Ojalá sea verdad tanta belleza».

Una familia completa salió emocionada: «¡Qué bueno que venimos!… La verdad, verdad, es que no está nada convencional. Con lo que uno se encuentra es muy distinto a lo que uno se imagina antes de entrar. Yo vine a echar una vista, porque familiares míos me dijeron muy claramente. ¡No te la pierdas! Y bueno. Ya la vi. Mis hijos no me dejaron verla totalmente a mi gusto. Pero lo que aprecié, me gustó».

* 300 mil visitantes, y diez mil más

Hasta antes de iniciar el maratón, los reportes oficiales registraban poco más de 300 mil visitantes a la exposición que abrió hace menos de cuatro meses y para este maratónico fin de semana, el museo espera, al menos, otras 10 mil más, aunque desde esta mañana ya se contempla que esa suma sea rebasada abultadamente. La idea del horario corrido tiene la finalidad de atender la demanda de boletos que el museo ha tenido desde que se abrió la muestra. El maratón nocturno para hoy terminará a las 22:00 horas, lo cual generó un frenesí todavía mayor por asistir, como lo prueban las personas formadas para entrar. Así cerca de las 10 horas las puertas del Museo Tamayo Arte Contemporáneo se abrieron. La estampida. Los gritos del personal del recinto para hacer todo más ágil proseguía. Todos querían ver las obras de Kusama. La pasión. La onda hippie sigue presente, aseguran los ciudadanos que recorrieron durante su vida los acontecimientos de los turbulentos 60. Y Yayoi, lo hace sentir así, a todos los mexicanos.

Fuente: El Heraldo de Chihuahua

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad