Podría T-MEC entrar en vigor en septiembre

México. – De ratificarse en este verano, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) podría entrar en vigor en el 2020, afirmó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

La funcionaria calificó como positivo que el presidente Donald Trump considere al T-MEC como su principal prioridad legislativa para el 2019.

“Me parece muy buena señal de parte de la administración Trump, y específicamente del presidente Trump, que se involucre personalmente para buscar la manera de que este tema esté en la agenda legislativa y lograr los votos de ambos partidos”, comentó De la Mora.

El pasado miércoles, un grupo de legisladores republicanos informó que el presidente estadounidense le está dando prioridad a la aprobación del nuevo tratado comercial, para que sea avalado en mayo o junio, a más tardar. De la Mora explicó que también México estará listo en abril con la aprobación de los cambios de las leyes secundarias en materia laboral, como parte del compromiso mexicano asumido durante las negociaciones del T-MEC de hacer cambios legislativos para garantizar la negociación laboral colectiva.

Para que el T-MEC entre en vigencia, la legislación de implementación debe ser aprobada por el Congreso estadounidense conforme a los procedimientos de la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por su sigla en inglés) establecidos en el 2015 por la Ley de Responsabilidad y Prioridades Comerciales del Congreso Bipartidista. El Parlamento canadiense y el Congreso mexicano también deben aprobarlo.

“Podría ser que entrará en vigor en el 2020, sería una muy buena noticia para los tres países que pudiéramos tener esto listo antes del receso de agosto en Estados Unidos”, añadió De la Mora a periodistas al término de su participación en un foro del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales.

La ratificación correría un mayor riesgo si las votaciones se alargan, debido a los procesos electorales programados el 21 de octubre en Canadá y el 5 de noviembre en Estados Unidos.

Algunos de los temas que el Congreso estadounidense debe considerar son: el propio calendario de la votación; si el T-MEC cumple con los objetivos de negociación de la TPA u otros requisitos y si moderniza el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994 y el cual sería sustituido por el T-MEC.

Además debe ponderar si se fortalecerían los mecanismos de aplicación de las disposiciones sobre el trabajo y el medio ambiente; si lograría el objetivo declarado del presidente de aumentar la manufactura nacional; si las reglas de origen más restrictivas son beneficiosas para el sector automotriz, y si representa un modelo para futuros acuerdos de libre comercio, en especial en temas como los mecanismos de solución de controversias inversionista-Estado, compras gubernamentales, cláusula de suspensión y niveles de minimis.

El momento para la consideración por el Congreso del T-MEC no está claro en parte debido a la línea de tiempo de la TPA y también a cuestiones de interés y preocupación expresadas por el Congreso, incluido el nivel de disposiciones laborales exigibles, las reglas de origen automotrices y la solución de controversias entre inversionistas y el Estado.

Algunos congresistas han declarado que el camino hacia la aprobación del T-MEC por parte del Congreso es incierto en parte porque los tres países aún tienen que resolver las disputas sobre las tarifas de acero y aluminio de los Estados Unidos impuestas por la administración Trump.

Estados Unidos, Canadá y México se encuentran actualmente en una disputa comercial por las acciones de Estados Unidos bajo la sección 232 de la Ley de Comercio de 1962 para imponer aranceles sobre dichas importaciones debido a preocupaciones de seguridad nacional. México y Canadá han exigido que este asunto quede resuelto antes de la ratificación del T-MEC.

Con información de El Economista.

Noticias relacionadas

Accesibilidad