RESPIRando: cuida ojos, manos y postura durante el aislamiento

Confinamiento e Internet  

Ya me temía que algo así iba a ocurrir. 

Resulta que el martes, cuando me fui a dormir, me puse a ver en el celular Twitter y Facebook, pero fue con fines meramente laborales. Después de eso, pasé al entretenimiento: estuve viendo videos en Tik Tok; una “mañita” que se me pegó de unos días para acá. Para ser exacta desde hace un mes, cuando inició mi aislamiento voluntario. 

Pues bien, el sistema operativo de mi celular lleva varios reportes indicando que el “tiempo en pantalla” se incrementa y el martes mi cuerpo lo confirmó. 

Después de haber estado 40 minutos en el celular lo apagué. También la televisión, mi lámpara de buró y me quise dormir. Fue entonces que noté un leve dolor en el ojo izquierdo. Y eso no fue todo, también me empezó a doler el pulgar derecho. Ni siquiera me pregunté a qué se debía, pues la respuesta era obvia: demasiada exposición a la pantalla y mucho swipear (deslizar el dedo en la pantalla para pasar de un video a otro).

¡Exacto! 

A raíz del confinamiento utilizo más el celular, pero no nada más yo, millones de personas en el mundo han tenido que recurrir a Internet y dispositivos ya sea para estar en contacto con la familia y amigos, por ‘home office’ y/o para distraerse. 

El resultado: mayor exposición a las pantallas, tabletas, celulares, etc.

Mayor exposición a dispositivos 

Al no salir de casa por la pandemia del coronavirus, las personas estamos haciendo mayor uso de la tecnología. 

Y se han arrojado estos datos:

Según Forbes, el uso de Internet ha aumentado entre un 50 y 70 por ciento a nivel mundial, principalmente en China e Italia.

En España el uso del celular ha aumentado una media de casi una hora al día, llegando a las 3 horas y 24 minutos por persona, según un estudio de la consultora Smartme Analytics. La firma indica que las  llamadas y el uso de aplicaciones de mensajería instantánea aumentó 53 por ciento. El uso de redes sociales aumentó 21 por ciento, mientras que la televisión creció 20 por ciento. 

La empresa Nielsen indica que en las primeras tres semanas de marzo el consumo en plataformas de streaming se incrementó 85 por ciento en Estados Unidos, con respecto al mismo mes del año pasado. Millones de personas están viendo series y películas desde su casa. 

En México se ha registrado un mayor consumo de internet fijo. Según el presidente de la Asociación de Internet MX, Enrique Culebro, el confinamiento ha incrementado las conexiones móviles y de escritorio. También se ha reportado un aumento en la descarga de aplicaciones para pagar servicios, banca en línea y copra de productos de primera necesidad. 

Daños a la salud

Durante el confinamiento la tecnología ha sido un gran aliado. Se ha convertido en una nueva forma de vivir a la que poco a poco nos hemos adaptado… por necesidad. 

No obstante, el uso excesivo de esta herramienta puede generar malos hábitos y, por ende, daños a la salud. 

Ojos

La exposición prolongada al celular y otros dispositivos afecta principalmente la retina, debido a la poca distancia a la que se utilizan y a la emisión de luz. Esto provoca degeneración macular, un daño en el interior de los ojos.

También genera resequedad en el ojo, debido a la reducción del parpadeo, además, dificulta el enfoque a distintas distancias con visión borrosa y miopía temporal, que se desarrolla por tensión en los músculos oculares. 

Manos

Fisioterapistas y traumatólogos coinciden en que el uso excesivo de la computadora, celular y videojuegos causa dolor en manos, muñecas y brazos. Afirman que esto se debe al movimiento repetitivo de los dedos pulgares en una sola actividad, lo que genera daños en los tendones y nervios de las manos. 

Ahora los pulgares se usan para chatear, subir fotos o “saltar” de un video a otro, lo que puede provocar enfermedades como la tendinitis y el síndrome del túnel carpiano. 

Espalda

A principios de siglo, una quinta parte de la gente que usaba computadoras de escritorio padecía cervicalgia (dolor de cuello) debido a los malos hábitos de postura. Para 2015, la cifra aumentó 42 por ciento. 

Según expertos de la Facultad de Medicina de la UNAM, esto se debió al incremento en el uso de tabletas, laptops y celulares que obligan al usuario a adoptar malas posturas. 

La lumbalgia puede ser otro padecimiento, mismo que afecta a cerca de 600 millones de adultos en el mundo, de 30 a 50 años.

Interrupción del sueño

Los expertos afirman que la luz blanca brillante que emiten las pantallas provoca interrupción del sueño durante la noche.

Un estudio del Instituto Politécnico Rensselaer, de Estados Unidos, que la exposición de dos horas antes de ir a la cama suprime un 22 por ciento los niveles de la hormona reguladora del sueño (melatonina). 

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la distracción que provoca un celular es peor que los efectos que provoca manejar con alcohol en la sangre por arriba del nivel permitido. 

Dice por ahí un dicho: “ni mucho que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. 

Yoga para tu bienestar

Cierto es que la tecnología ha venido a ayudarnos en estos tiempos de coronavirus, pero también es cierto que debe utilizarse sin exceso. 

En lugar de pasar más tiempo en el celular o viendo la televisión, te recomiendo una práctica de yoga para mejorar tu postura y relajar el cuerpo. Y es que no solo se trata de pararte derecho, sino de mantener tu cuerpo en la posición correcta (sea en movimiento o quieto), para reducir o evitar dolores, lesiones y otros problemas. 

Y no solo eso. Esta disciplina te ayuda a reducir los niveles de estrés, ansiedad y miedo que pudiera generarte el aislamiento, además de mejorar tu descanso. En internet podrás encontrar clases sencillas que te apoyarán.

Prueba, todo para mejorar tu bienestar.

Namasté. 

Redacción / Información de Europa Press y Excélsior

Noticias relacionadas

COVID-19: China registra incremento de contagios

martes 24 de noviembre de 2020

Accesibilidad