Si sobrevive el agresor de Reforma 222 enfrentará 70 años de prisión

Ciudad de México.- El procurador general de justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido Osorio, aseguró que si sobrevive el hombre que disparó a su expareja en un local de la plaza Reforma 222, será llevado ante juez de control y enfrentaría una pena de 70 años de cárcel.
 

El procurador acreditó que el feminicidio está acreditado en el asesinato de Selene este lunes dentro de un local de la plaza Reforma 222, y se sabe que fue de tipo de pasional.

“La persona que privó de la vida tiene antecedentes penales por robo, es uno de 2002 por el delito de robo en el Reclusorio Sur y otro de 2012 en el Reclusorio Oriente también por el delito de robo. El arma es una .380 súper, es automática y definitivamente no tiene portación de arma por sus antecedentes”, aseguró el procurador.

El presunto asesino, identificado como Alejandro, permanece grave en un hospital y es acusado de feminicidio. Cuenta con dos antecedentes penales.

Por su parte, el hijo de Selene, la mujer de 28 años que fue asesinada por su expareja, permanecerá con su abuela materna.

“Existe un niño de tres años de edad, un niño hombre, se encuentra bajo la tutela de la abuela materna, de acuerdo a la circunstancia de los hechos no tenemos nosotros porque, en este momento, traer al niño hacia el Ministerio Público puesto que está a disposición de la tutela de un familiar directo, del tema de la custodia tendremos que continuar con la investigación al final de cuentas el móvil está claro, es de carácter pasional”, comentó el procurador.

“Fue una agresión de manera directa en contra de la víctima, no hay otra situación, al momento de que es revisado para trasladarse al hospital se le encuentra al imputado un recado donde hace referencia de agresiones hacia la víctima con quien tenía una relación sentimental”, concluyó Garrido.

 

Redacción / Fuente: El Excélsior

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Matan a amigo de ‘El Ojos’ en Tláhuac

jueves 26 de abril de 2018

Accesibilidad