RESPIRando: ¿Adicción a desaparecer?

La historia de Paco

 

“Desde que tengo memoria he tenido constantes etapas en las que de plano decaigo. O sea, no tengo ganas de hacer nada. (…) Me autoexilio, me encierro, no tengo contacto con nada, con nadie”.

Paco acepa que sufre episodios de depresión. Nunca ha tenido un diagnóstico, pero sabe que lo que vive no es normal. 

Asegura que desde pequeño le ha pesado mucho el “sentido de las cosas”, y al no encontrarlo no tiene motivación.  

Fue en 2013, a los 29 años, cuando sufrió la mayor de sus crisis.  

“Estuve todo un mes en el que no me levantaba de la cama, se me empezaban a hinchar los pies, comía una vez al día… la única razón por la que me levantaba era ya en la tarde, cuando tenía que sacar a mis perritos. Si no estuvieran ellos no me hubiera levantado. Me hubiera quedado todo el día dormido”. 

Con voz baja, tímida, narró cómo fue ese episodio. 

“Simplemente es una etapa de que no le encuentras sentido a nada, o sea, no le encuentras sentido a levantarte, a hacer las cosas. A veces solo me levantaba para hacer mi trabajo, ocupaba una hora y me volvía a dormir”. 

A pregunta expresa de si hoy en día le ha encontrado sentido a algo… solo hubo silencio como respuesta. 

“Hay niños, por ejemplo, los músicos generalmente, o sea, desde muy jóvenes saben que tienen ese don para la música y saben que quieren hacer música. Entonces, por ejemplo, yo no he encontrado eso. No he encontrado esa combinación entre lo que haces bien y lo que es tu pasión”. 

Aunque no ha tenido un lapso de depresión tan grande como en aquella ocasión, dice que sigue teniendo pequeñas etapas de exilio, de “un fin de semana o una semana”.

“Es algo que he tenido desde que recuerdo. Recuerdo que siempre han estado esas ideas en la cabeza. O sea, muy raramente hasta ideas del suicidio, pero siempre se han quedan ahí”. 

 

Depresión, un problema de salud mundial 

La depresión es la primera causa mundial de suicidio y la cuarta como discapacidad en relación con la pérdida de años de vida saludable. 

Pero según la Organización Mundial de la Salud, para el año 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo y la primera en países en vías de desarrollo como México.  

Casos de depresión como el del rapero Mac Miller, que fue hallado muerto en su casa por sobredosis; o el suicidio del chef Anthony Bourdain y la diseñadora de modas Kate Spade, dejan ver que este trastorno podría convertirse en un problema de salud mundial. 

Y es que, según los expertos, la depresión tiene características similares al cáncer o la diabetes tipo ll, pues existe una predisposición genética que se desencadena por factores medioambientales. 

Además, estudios recientes sobre la depresión revelan que todos los humanos tenemos factores genéticos de riesgo del Trastorno Depresivo Mayor o TDM. 

En mayo, la revista Nature publicó un metaanálisis genético en el que participaron 300 científicos de 161 instituciones de varios países.  

En este se compararon los resultados de estudios realizados en 135 mil 458 casos de TDM y 344 mil 901 controles.  

Se encontró que 44 genes están asociados directamente a la depresión; de los cuales, 30 no se conocía. Además, se hallaron otros 153 que podrían influir en el padecimiento.

Sobre el riesgo de padecer depresión habló a Newsweek en Español, Gerome Breen, investigador del Departamento de Genética Social y Psiquiatría del Desarrollo del King’s College de Londres.

“Es como preguntarse qué tan altos somos. Todos tenemos ciertos genes que determinan qué tan altos somos. La depresión es más compleja, pero hay tantos componentes genéticos que es imposible no tener algunos de ellos. La pregunta es, entonces, ¿cuántos tienes?”.  

 

Depresión en México

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que:

  • 29.9% de los habitantes mayores de 12 años sufren algún nivel de depresión ocasional
  • 12.4% experimenta depresión de manera frecuente

En México, la depresión es el principal problema de salud mental pública. Es el padecimiento que más afecta a personas de entre 14 y 35 años.

Además, es la primera razón para el deterioro en la calidad de vida entre mujeres y la novena para los hombres, pues no solo afecta las funciones físicas, mentales y sociales, sino también genera discapacidad.

Se estima que quienes la padecen, pierden 2.7 días más de trabajo que quienes son mentalmente sanos.

Lo preocupante es que muchas personas no saben que la padecen y peor aún, en algunos caos la depresión conlleva al suicidio.

El INEGI indica que 8.7% de las muertes violentas en México son a causa del suicidio. Tan solo en 2016 hubo más de seis mil en el país, lo que representó 17 suicidios al día; el 81.3% fueron cometidos por hombres.

Los estados con la tasa más alta fueron: Chihuahua (11.4%), Yucatán (10.2%) y Aguascalientes (9.6%).

Paco y la adicción a desaparecer

Aunque Paco afirma que los libros de autoayuda, los especialistas, los elogios o la religión no tienen efecto en él, hace dos años recurrió a una psicóloga.  

“Tenía una técnica para ayudarte a salir. (…) Me analizó. (Me dijo) que es como una especie de adicción a desaparecer, según ella. (…) Una adicción a no querer sobresalir, no querer que la gente me vea”. 

Le recomendó hacer una especie de meditación, es decir, crear una escena de su vida cotidiana para reprogramar su comportamiento.  

“Por ejemplo, quiero conseguir un mejor trabajo o hablar con alguien, un objetivo como esos. Haces una meditación como de 20 minutos y haces como si estuvieras haciendo una película, desde la escenografía, cómo está el ambiente, pero tú enfocado en cómo actúas tú. (…) Es es una especie de reprogramación. Como si te estuvieras entrenado, así yo lo vi, para hacer cosas ya en la vida real”. 

Acepta que la “reprogramación” funcionó un poco, sin embargo, el trabajo debe ser constante. No lo ha seguido. 

“Es un trabajo de hacerlo frecuentemente. La parte de reprogramación creo que es la parte más importante. O sea, reprogramar muchas cosas que están, muchos complejos y demás” 

Recuerda que en algún momento leyó un artículo que mencionaba que los niños no tiene prejuicios ni ideas malas. 

“Es decir, te vas contaminando. Como si fueran virus mentales. Entonces, te vas contaminando, contaminando, tal vez la parte va ahí. O sea, encontrar cada una de esas partes con las que me fui contaminando desde pequeño y cambiarlas o eliminarlas”. 

–  ¿Piensas seguir así?

–  (Silencio)

–  ¿Qué sigue para ti? 

–  (Silencio)

Hatha Yoga contra la depresión 

Según un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de Asuntos de Veteranos de San Francisco, Estados Unidos, practicar yoga ayuda a reducir los síntomas de la depresión.

La investigación se centra en los efectos antidepresivos de hatha yoga, rama basada en los ejercicios físicos, de meditación y de respiración, para mejorar el bienestar de las personas.

En el estudio participaron 23 hombres. Todos tomaron clases de yoga dos veces por semana durante ocho semanas.

Del 1 al 10, la calificación de disfrute promedio fue de 9.4 y todos recomendaron el programa a otras personas.

Además, se comprobó que quienes registraban mayor nivel de depresión tuvieron una reducción de sus síntomas.

En México, quienes practican yoga aseguran que es una experiencia gracias a la cual aprenden a vivir el presente, a controlar sus emociones y a conectar mente, cuerpo y alma; respirando.

En este video de YouTube, la maestra Marina realiza una práctica para trabajar la depresión.


 

Namasté.

 

 

 

 

Redacción / Video: YouTube/Yoga con Marina Buedo

 

Noticias relacionadas

Accesibilidad