RESPIRando: Albinismo; la grandiosa experiencia de aceptarse

Belleza

¿Quién determina qué es la belleza? ¿Quién tiene el poder de decidir si alguien es atractivo o no?  ¿Por qué otros tienen el derecho de catalogar quién es hermoso y quién no?

La realidad es que la belleza debe vivirse desde el interior de cada persona, desde la aceptación, la seguridad, del amor por uno mismo.

Es lo que deberían enseñarnos y lo que deberíamos fomentar. 

Ruby lo aprendió hasta que entendió y aceptó su condición. Es albina. 

“La niña era más o menos como de mi edad y le preguntó a su mamá que por qué yo era tan blanca, entonces escuché que la mamá le dijo a la niña que yo tenía una enfermedad y que se la podía pegar. A mí en ese momento me dio muchísimo coraje”.

La lucha por ser aceptada

Originaria de Jalisco, Ruby recuerda que debido a su albinismo fue víctima de burlas. 

“Todos esos comentarios yo veía que en todo momento ponían a las personas albinas como pues personas que éramos de lo peor, que estábamos malditos y cosas así”. 

Incluso, en un intento por ser aceptada, llegó a teñirse el cabello y maquillar sus cejas y pestaña. 

“Esos días que yo salía a la calle con mi color de cabello castaño veía que la gente ya no me veía tan raro, porque en general la gente siempre me ve en la calle”. 

Ruby es una de las 17 mil personas que, según la ONU, presenta algún tipo de albinismo en América del Norte y Europa. 

 

13 de junio: Día Internacional de Sensibilización sobre Albinismo

Se trata de una condición que es generada por una mutación genética que se transmite de padres a hijos y para la cual no existe cura. 

Se caracteriza por la ausencia de pigmentación (melanina) en la piel, cabello y ojos, lo que provoca sensibilidad al sol y a la luz intensa. 

Esto causa que casi todas las personas con albinismo padezcan deficiencias visuales y sean propensas a sufrir cáncer de piel. 

A ello se suma la violencia y discriminación que sufren por su condición. 

Datos de la ONU indican que las personas con albinismo sufren estigmatización en todo el mundo, pero la mayor parte de agresiones físicas se registra en países de África y esto se debe a la ignorancia, antiguos estimas, a la pobreza o a creencias en la brujería. 

En el caso de América del Norte, Europa y Australia, detalla que la discriminación suele adoptar la forma de insultos, burlas y acoso. Tal como le ocurrió a Ruby. 

“Entonces ya fue como el momento en que yo misma me cansé”.

Harta de los comentarios ofensivos y burlas, la joven decidió despojarse de los prejuicios sociales y buscó una oportunidad en el modelaje. Quería mostrar su albinismo.

“Yo tenía la idea de ir a una agencia de modelaje, pero nunca iba porque yo me sentía como que no me iban a aceptar. Sentí que me iban a ver muy rara, muy extraña”. 

Sin embargo, ahora posa para fotógrafos nacionales e internacionales. 

“Yo comencé siendo una causa para mostrar la belleza de las personas albinas y pues cada persona tenemos una belleza propia, sin importar como seamos”. 

Orgullosa de sí y segura de su persona, Ruby muestra al mundo la belleza de su ser y a través de su trabajo alienta a la gente a aceptarse tal y como es. 

 

El miedo nos ayuda a hacer mejor las cosas, tener miedo no es malo”, escribió en sus redes sociales.

 

 

No luches, acepta

Así como ocurrió con Ruby, millones de personas en el mundo viven todos los días una lucha interna debido a que no aceptan. 

«Tengo unos kilos de más»

«Mi nariz no es respingada»

«Ya me salieron arrugas»

«Tengo las piernas flacas»

«Mi espalda es muy ancha»

Son pensamientos con los que muchas personas se autoboicotean todos los días. ¿Por qué no simplemente aceptar y romper la cadena que ata a los estereotipos? Ser libres y amarnos.

Reprogramar el cerebro con pensamientos positivos como:

«Me amo plenamente»

«Soy un ser de luz»

«El bienestar es mi estado natural»

«Este es mi cuero y lo acepto»

«Yo soy, yo quiero, yo tengo»

¿Te gustaría intentarlo? El yoga es un camino que te puede llevar a la aceptación. Y es que es una práctica que, a través de sus posturas y la respiración, te enseña a silenciar la mente y conocer tu cuerpo.

El fin del yoga no es del competir para hacer la postura más complicada, sino el de conectar mente, cuerpo, alma y espíritu, a través de la humildad, el amor y la conciencia plena. 

Se ha comprobado que quienes realizan esta práctica aumentan la confianza en sí mismos y en la vida. 

Por ejemplo, al hacer yoga: 

  • Tu relación con los demás cambia. Aprendes a escucharte y con ello te das cuenta de donde estas a gusto y con quién, y empiezas a rodearte de la gente que te aporta y te llena de energía.
  • Relaciones de pareja sanas. Quieres lo mejor para ti y eso es lo que quieres a tu lado. Te respetas a ti mismo y a tu pareja, aceptando de una manera empática y valorando cosas que antes no hacías.
  • Energía para hacer nuevos proyectos. Confías en que puedes conseguir  aquello que visualices, sea un trabajo, completar el proyecto que siempre quisiste o viajar al  país con el que soñaste.
  • No juzgar. Ves cómo poco a poco deja de importarte tanto el resto, lo que te molestaba de unos y de otros antes, ahora simplemente lo aceptas y sigues tu camino.
  • Ante las adversidades e imprevistos estás en calma. Tienes mayor claridad para lidiar con ello, confiando en tu capacidad para resolverlos y dándoles la importancia necesaria.

¿Probamos?

En este video de internet encontrarás una sencilla rutina de yoga para fortalecer la confianza en ti mismo. 

 

Namasté.

 

Redacción / Información de Noticieros Televisa y wannayoga.com / Foto: Instagram /@rubyalbinomodel / @lafotodeeloy/@alejo.larios / Video: YouTube /LindaSolYoga

Noticias relacionadas

Incrementa gasto para repatriar migrantes

sábado 15 de junio de 2019

Accesibilidad