RESPIRando: Cáncer y yoga, una lucha que puede ser amorosa

El cáncer es curable si se detecta a tiempo

 

El cáncer es curable si se detecta a tiempo.

El cáncer es curable si se detecta a tiempo.

El cáncer es curable si se detecta a tiempo.

No, no es un error de redacción. Es la necesidad de repetirlo cuantas veces sea posible para que todos los frentes: mujeres, niños, hombres, instituciones, medios de comunicación, todos avancemos en la batalla contra esta enfermedad. 

Desde hace ocho años, Félix solo pide un deseo cada vez que celebra su cumpleaños: tener salud.

“Hace 10 años me detectaron cáncer de estómago. (…) Fue la etapa más difícil de mi vida, tratamientos, se me cayó el cabello, me hinché, muy complicado, pero salí adelante. Mi mamá, mis hermanos, mis amigos, todos me ayudaron a salir. (…) Aprendí a disfrutar cada instante”. 

Félix hoy tiene 36 años, ha formado su familia y… vive con todas las ganas de vivir. 

 

Cáncer, una batalla de todos los días

Esta semana se conmemoró el Día Mundial contra el Cáncer, una lucha que sigue siendo de todos los días debido a que es la segunda causa de muerte en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay 32.6 millones de personas con algún tipo de cáncer. 

Indicó que en 2018 hubo 18.1 millones de nuevos casos y 9.6 millones murieron; es decir, uno de cada seis fallecimientos se debió a esta enfermedad. 

El organismo internacional también señaló que la población más afectada está en los países de ingresos medios y bajos, porque los diagnósticos son tardíos y carecen de tratamiento. 

Asimismo, afirmó que el cáncer de pulmón, de mama y colorrectal son responsables de un tercio de la incidencia de casos y de muertes en el mundo. 

Cáncer, tercera causa de muerte en México

Según el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) por esta enfermedad fallecen 14 de cada 100 mexicanos y la expectativa de vida para quien la padece es de 63 años en promedio. 

En nuestro país, los principales tipos de cáncer son: 

  • Cáncer de próstata,
  • Cáncer de mama,
  • Cáncer cervicouterino,
  • Cáncer de pulmón,
  • Cáncer de hígado.

“Cuando escuché el diagnóstico de inmediato pensé ‘me voy a morir’ (…) y mírame, aquí estoy”, contó Félix. 

Con los avances médicos que actualmente existen, el cáncer ya no es una sentencia de muerte para muchos pacientes, es por ello la insistencia en la detección temprana y en los factores de riesgo. 

 

Factores de riesgo

Según el INCan, el 30 por ciento de los diferentes tipos de cáncer que presentan los mexicanos se debe a:

  • Estilo de vida,
  • Tabaquismo,
  • Alcohol,
  • Sedentarismo,
  • Consumo de alimentos calóricos, 
  • Bebidas azucaradas, 
  • Falta de ejercicio.

Por otro lado, algunos especialistas indican que en la población mayor de 80 años el cáncer es la primera causa de muerte y esto se debe a diversas patologías que ya tienen los pacientes. 

Explican que la enfermedad tiene factores modificables como: fumar, la alimentación y otros hábitos, pero también tiene factores que no pueden cambiarse como: la edad o los antecedentes familiares. 

En estos últimos casos, se recomienda realizarse pruebas periódicas para identificar las células cancerosas.  

Por ello, la insistencia: El cáncer es curable si se detecta a tiempo.

 

Yoga en el proceso de sanación

A Sandra le detectaron un Linfoma no Hodgkin (LNH), un cáncer del tejido linfático (se encuentra en los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario).

“Piensas que ya no hay más vida. (…) Sentí como que perdía el control de mi vida (…) y tenía que encontrar la forma de asimilar tanto la enfermedad, encontrar la paz y volver a ser yo misma”. 

Fue entonces que empezó a practicar yoga y compartió su experiencia en una entrevista para un portal de internet.

“Ha sido para mí volver a nacer, porque hay mucha falta de amor y ese amor lo necesitamos para sanarnos, para ser feliz, para sonreír”. 

Cuenta que comenzó a alternar sus sesiones de quimioterapia con el yoga. Sorprendentemente, asegura, realizaban su tratamiento con una gran sonrisa. 

“Iba feliz, iba tranquila. (…) Lo que me ayudaba era el yoga (…) porque cada clase a la que yo venía era un regalo para mis órganos, para mi vida, incluso me sorprendí llorando de felicidad (…) He recuperado las ganas de vivir (…) esa energía me la transmitía el yoga (…) es un regalo maravilloso porque me he sentido la mujer más bonita del mundo”.

Aunque esta disciplina no cura el cáncer, está comprobado que ayuda en el proceso de sanación. 

“Es recomendable 100 por ciento. (…) Tanto el médico como las enfermeras se asombraban cómo aguantaba el tratamiento porque iba con una sonrisa. (…) A pesar que estaba cansada, pero la energía no la pierdes, a la vez me ayudaba para mantener las defensas a raya”.

Diversos estudios indican que el yoga contribuye en el proceso de recuperación de cáncer. Algunos de los beneficios son:

  • Mejora la calidad del sueño,
  • Reduce la fatiga, el estrés y la ansiedad que provocan la enfermedad, 
  • Aumenta la vitalidad y el estado de ánimo,
  • Aumenta la flexibilidad de las articulaciones, 
  • Reduce la inflamación de los tejidos,
  • Disminuye el dolor, 
  • Mejora el sistema inmune. 

En este video de YouTube, encontrarás una sesión de yoga durante o después del tratamiento de cáncer.


 

Namasté.

 

 

Redacción / Entrevista: YouTube/Awa Yoga / Video: YouTube/Amy Dara Hochberg

Noticias relacionadas

EN VIVO: Conferencia AMLO desde Palacio Nacional

miércoles 18 de septiembre de 2019

Detienen a ocho del cártel de Santa Rosa de Lima

miércoles 18 de septiembre de 2019

Accesibilidad