RESPIRando: Internos se rehabilitan con yoga

Con el corazón libre 

 

Estar aquí y ahora. Respirar. Aceptar con humildad. Agradecer. Contemplar desde la tranquilidad. Amar y perdonar. 

Parece un juego de palabras, pero en realidad es la enseñanza que deja la práctica del yoga; una disciplina más liberadora de lo que imaginas. 

Para muestra lo que ocurre desde hace años en cárceles del mundo. Y es que en un intento por acompañar el proceso de rehabilitación de los internos, las autoridades penitenciarias están recurriendo a esta práctica. 

 

NORUEGA 

Hace 20 años, este país cambió el enfoque punitivo de los encarcelamientos por lo que llaman «seguridad dinámica». El resultado: una reducción en las tasas de reincidencia. 

En la década de 1980, la medidas carcelarias estaban centradas en la vigilancia y la seguridad. La tasa de reincidencia era de hasta 70%.

Pero a partir de 1990, a los internos, que pasaban la mayor parte del día encerrados, se les empezó a incluir en programas de capacitación y educación. Mientras que a los oficiales se les entrenó para ser mentores y modelos a seguir.

Fue entonces que uniformados y prisioneros empezaron a realizan actividades juntos todo el tiempo, como: almorzar, conversar o hacer yoga. Asesinos, violadores y traficantes de drogas realizando diversas posturas para reducir sus niveles de ira y estrés.

«Los relaja (…) No queremos ira y violencia en este lugar. Queremos que los internos estén tranquilos y sean pacíficos», dijo en entrevista para la BBC el director de la cárcel, Are Hoidal.

El resultado: convivencia.

Hoidal afirmó que a partir de este sistema la reincidencia disminuyó 20% después de dos años y 25% luego de cinco años.

Hoy en día, la prisión de alta seguridad de Halden es considerada la más humana del mundo.

 

LA INDIA

Al ser la cuna del yoga, las cárceles de Madhya Pradesh, en La India, han optado por dar a los internos una posibilidad para tener bienestar y reducir su sentencia.

Y es que por cada tres meses de realizar esta práctica reducen su condena quince días, además de cumplir con ciertas condiciones.

«El yoga es bueno para mantener el estado físico, calmar el ánimo, controlar el enojo y reducir el estrés», dijo Sanjay Mane, inspector general de las prisiones de Madhya Pradesh.

«Esos pensamientos (negativos) eran los que me hacían cometer delitos», reconoció un interno.

 

KENIA

En la cárcel masculina de Athi River, se dan sesiones de yoga a cientos de reclusos. Las autoridades afirman que gracias a esta práctica, han notado en ellos mayor tranquilidad y serenidad.

 

ARGENTINA

En América, uno de los programas más exitosos de rehabilitación de presos está en Argentina. Se trata de la iniciativa “Moksha-Yoga en la cárcel’, que ha transformado la vida de cientos del internos de la Unidad Penitenciaria N.º 48 de San Martín, en Buenos Aires.

A través de esta disciplina, los reclusos han encontrado una herramienta para cambiar sus hábitos a nivel físico, psíquico y emocional.

«El yoga es una oportunidad para redireccionar nuestras vidas», afirma Pincho.

«Me gusta porque más allá de lo físico, sana mi corazón», indica Cuco.

«Los mantras me ayudan a conocerme. Más lo practico, más mejoro como persona. Porque todos tenemos ternura para compartir», asegura Leandro.

 

URUGUAY

Desde 2014, la prisión de Punta de Rieles implementa el programa «Yoga y Valores en Cárceles». Los internos que asisten, destacan la unión y el compañerismo que se genera en cada sesión. Además, reconocen que son muchos los beneficios que han adquirido no solo para el cuerpo, sino para la mente.

«Todo lo que se habla es positivo, y eso es importante», señaló Carlos.

«Te encontraste con vos mismo, con tu cuerpo, con tu mente. Es una conexión que está muy buena», indicó Flavio.

 

MÉXICO 

Según el director de Centro Penitenciarios Federales, Francisco Garduño, hoy en día son tres las prisiones que ofrecen clases de yoga a los internos como una herramienta para complementar su proceso de rehabilitación.

Se trata del Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano, en Almoloya; el Cefereso de Puente Grande en Jalisco, y el Cereso de Tamaulipas.

Detalló que son 600 personas quienes se han sumado a esta práctica y que han mostrado menos agresividad y más equilibrio físico.

 

Sin duda, el yoga como herramienta para la rehabilitación de presos aplicado en diversos países ha demostrado sus grandes beneficios.

Si estos testimonios han encontrado tranquilidad, armonía y amor en su entorno, imagina lo que el yoga hará por ti.

 

Beneficios del yoga

CUERPO

  • Aumenta la inmunidad y flexibilidad,
  • Trae conciencia y mejor la respiración,
  • Disminuye la presión arterial, mejora la digestión y la circulación,
  • Fortalece la columna vertebral y mejora la postura,
  • Incrementa la fuerza del cerebro, alivia la tensión y el dolor,
  • Libera el estrés.
MENTE

 

Si aún no conoces las bondades de esta práctica, te invito a que pruebes con esta sencilla sesión.

 


 

Namasté.

 

 

Redacción / Con información de bbc.com / Milenio / El Observador / http://mokshayogaenlacarcel.com.ar / Video: YouTube /  Malova Elena / Foto: Adrián Escanda

Noticias relacionadas

Accesibilidad