RESPIRando: perdona, sana tu interior

¿Crees que es imborrable?

 

Recientemente vi este meme:

 

 

Y me dejó dos cosas:

1.- Una sonrisa; porque en cuanto lo leí mi mente empezó a repetir las primeras dos palabras. Creo que hasta las pronuncié en voz baja, pues quería comprobar su nivel de complejidad.

2.- Una reflexión; y es que al llegar a la tercera me di cuenta que la dificultad no radica en el número de sílabas, sino en la profundidad y la intención con la que se dice.

Es en este punto donde quiero enfocarme hoy: perdonar.

 

 

La mancha imborrable

En mayor o en menor grado, dependiendo de la circunstancia, alguna vez hemos pensado “nunca le voy a perdonar” tal o cual situación.

Una ofensa, una traición, una mentira o una omisión.

Quizá haya sido un malentendido, una acción, un olvido, una discusión, una mirada o una palabra la que te haya lastimado.

Lo primero que piensas es en jamás perdonar lo ocurrido, para que la otra persona se quede con el remordimiento y sientes que se aloja en ti el resentimiento, el dolor, la indignación o probablemente el odio. Lo dejas que aloje en ti y ahí lo mantienes horas, días, tal vez años.

¿Alguna vez has sentido algo así? Eso que se queda como mancha imborrable en tu ser y que solo te genera una cosa: pensamientos negativos.

“¿Perdonar yo? ¡Jamás!”

Pues te tengo noticias: el no perdonar no es un castigo para la otra persona. Es una carga para ti, porque no permite que fluyan los pensamientos positivos en tu ser y, ojo con esto, daña tu salud.

 

La falta de perdón daña la salud

Según los expertos, está comprobado que cuando una persona guarda rencor y acumula emociones negativas genera:

  • Depresión,
  • Ansiedad,
  • Hostilidad,
  • Apatía,
  • Ira,
  • Aumenta la presión cardíaca e incrementa la posibilidad de sufrir enfermedades coronarias,
  • Se dispara la tensión muscular,
  • Hay dolor físico, principalmente en rodillas, hígado y vesícula biliar,
  • El cerebro entra un estado cognitivo en el que las facultades mentales se ven seriamente limitadas.Se le conoce como ‘zona de no-pensamiento’.

Según el jefe de cirugía en el Cancer Treatment Centers of America, el Dr. Steven Standiford, la falta de perdón hace que los pacientes sigan enfermos y los mantiene así.

Ante este escenario, el experto habla sobre la terapia del perdón para tratar enfermedades como el cáncer.

«Es importante para el tratamiento de heridas o trastornos emocionales porque realmente pueden obstaculizar las reacciones de alguien a los tratamientos, incluso la voluntad de alguien para seguir el tratamiento», señaló.

¿Sigues pensando que vale la pena vivir lleno de rencor y enfermo?

La investigación científica en el campo de la Psicología Positiva ha demostrado que el perdonar es bueno para la salud porque funciona como un bálsamo contra el dolor y el sufrimiento.

Otro estudio realizado por la Universidad de Stanford indica que cuando alguien perdona mejora el funcionamiento de su sistema nervioso y cardiovascular.

 

“El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió”.

 Madre Teresa de Calcuta

 

Beneficios de perdonar 

Perdonar. Se trata de soltar, de liberarte de las ataduras del pasado, de dejar fluir, de avanzar, de moverte, de abandonar lo ocurrido para que llegue lo nuevo, de recordar que lo más importante es tu salud y para que haya bienestar afuera, debe haber bienestar adentro.

Los beneficios de perdonar son:

  • Menos estrés, ansiedad y hostilidad,
  • Eliminas los pensamientos negativos,
  • Das pie a relaciones más saludables,
  • Buena salud mental,
  • Menos presión arterial,
  • No hay depresión,
  • Fortalece el sistema inmunitario,
  • Mejora la salud del corazón,
  • Mayor autoestima,
  • Aprendes a querer más,
  • Te liberas del apego.

“Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que la otra persona muera”.
Buda

Yoga para liberar resentimientos 

El yoga es una práctica que puede ayudarte a suavizar el corazón y soltar los resentimientos, a través de la conexión entre tu mente y tu cuerpo.

Nadie ha dicho que perdonar sea fácil y menos cuando el daño ha sido mucho, sin embargo, esta disciplina te enseña que las heridas del pasado pueden sanar si trabajas el perdón desde la humildad, la conciencia y el amor.

Perdonar no es fácil, pero tampoco imposible.

Trabájalo con yoga o meditaciones guiadas. En Internet puedes encontrar audios o clases que podrán ayudarte. Como esta sesión de YouTube.

 


 

Namasté. 

 
 
Redacción / Con información de Laverdad.es / impactoevangelistico.net / Video: YouTube / Harmonía.la  

Noticias relacionadas

Accesibilidad